MENU
esen

La innovación bebe de la tradición

Innovación          Autores clásicos         Nuevas Metodologías         Competencias clave         Neurociencia

Bilingüismo        N. Tecnologías             Acción tutorial                     Diversidad                          Evaluación


 

Nuestra Institución recientemente ha cumplido 200 años y la celebración de dicho bicentenario ha supuesto un nuevo impulso para ser fieles a nuestro estilo y carisma y a la actualización del mensaje de Marcelino Champagnat para el presente, ya en pleno siglo XXI y formando a generaciones que probablemente conozcan el siglo XXII. En el curso siguiente a dicha conmemoración el lema de los colegios Maristas ha sido una apelación clara y direcImagen 1ta: “Cambia”. Se trata de cambiar para actualizar el mensaje, para hacerlo vivo y más presente que nunca. La pedagogía de la presencia, del amor al trabajo y a los valores de la humildad, sencillez y modestia queremos que sigan siendo un signo distintivo de los educadores maristas del presente.

Innovar no debe estar reñido con los valores más tradicionales y que han sido una base adecuada para el progreso, de esta manera seguimos reivindicando la cultura del esfuerzo: sin esfuerzo difícilmente logramos el éxito o la excelencia. Nuestro colegio siempre ha tenido un estilo y este es el que nos ha llevado a que llevemos casi 100 años en la ciudad de Granada. El estilo es el camino que queremos seguir de cercanía con los jóvenes, acompañándoles en su día a día y buscando una educación integral que resume nuestro fundador Marcelino Champagnat: “formar buenos cristianos y honrados ciudadanos”. Tan sencillo y tan complejo a la vez.

En este marco teórico “innovación” es introducir algo nuevo en la acción que ya se desarrolla, con el único fin de mejorar. No se trata de inventarlo todo, de renunciar a las conquistas del pasado o decir que lo que se hacía antes no era lo adecuado. Fruto de la investigación y del desarrollo de cualquier ámbito de trabajo del ser humano, dichos ámbitos se van mejorando adaptándolos a los nuevos tiempos y sus necesidades. Para poder innovar hay que partir de lo que ya se hace, dicho de otra manera y en palabras de uno de los mejores chef de nuestro país, Martín Berasategui: “para poder innovar hay que beber de la tradición”.

Pensemos en los automóviles y cómo han ido evolucionando a lo largo de su historia. Ahora no tendría sentido construir los coches que se fabricaban en los años 90 aunque en su momento fueran los mejores posibles. Equipos de innovación han ido estudiando cómo mejorarlos para hacerlos más cómodos, más seguros y más eficientes. En el campo educativo durante muchos años se ha estado muy cerrado al cambio, a la innovación. Es en los últimos años cuando realmente se están abriendo diferentes frentes para renovar lo que se enseña y cómo se hace. Si la sociedad cambia y evoluciona la escuela también ha de hacerlo.