Este es el mensaje de cariño que nuestras catequistas de Primeras Comuniones han querido hacer llegar a los peques que, debido a las circunstancias, han tenido que aplazar este momento tan importante. ¡Pronto lo celebraremos!