Colegio La Inmaculada Granada

Actualidad

Noticias

“ESCUCHA”: una invitación a la serenidad, al encuentro y a la reflexión

El lema educativo propuesto por Maristas Europa para el curso 2021-2022 nos anima a caminar escuchando, para estar pendiente de las necesidades de las personas y seguir construyendo comunidad a partir del respeto y el cuidado a cada una de las personas Tras un año escolar -el pasado- en el que estuvimos ‘despertando’ continuamente para darnos cuenta de muchas cosas a nuestro alrededor y estar abiertos a los demás, llega el momento de que Maristas se ponga a la “escucha”. Esta palabra es el eje del lema para el curso académico 2021-2022, un lema educativo propuesto por la Red Europea Marista que nos invita a caminar escuchando, y con el objetivo fundamental -entre otros- de estar pendiente de las necesidades de las personas y seguir construyendo comunidad a partir del respeto y el cuidado a cada de las personas que nos rodean. En nuestra vida cotidiana, utilizamos este concepto de formas muy distintas. La escucha es una acción imprescindible para la construcción de sociedades fraternas en las que todas las personas tengan su lugar dentro de nuestra casa común, la Tierra. Y, desde el ámbito educativo, queremos dar al lema «Escucha» un enfoque que nos acerque de una forma integral, holística, capaz de abarcar todas las dimensiones y ámbitos de la persona; intentamos escuchar a las personas no sólo con sus palabras, también con sus historias individuales y como parte de un colectivo. Maristas ESCUCHA A través de esta palabra “Escucha” y este concepto queremos trasladar una invitación a la serenidad, al encuentro y a la reflexión. Después de unos años con lemas educativos de mucho movimiento, proponemos un lema que invite a recoger todo lo que ha sido este trabajo, a modo de síntesis y acogida de lo vivido. En este sentido, y enlazando con lemas anteriores, nos tomamos este año, también, como un “ahora” para ponernos en marcha y generar “movimiento” en nuestras comunidades; este curso, podemos hacer que las cosas “cambien” en el interior de los niños y las niñas para vivir más “despiertos”. Igualmente, en línea con una de nuestras prioridades marcadas para los próximos años, la ecología, los Maristas de Champagnat queremos escuchar con atención plena al planeta Tierra; reforzando otra de nuestra prioridades -la protección y empoderamiento de los menores- queremos escuchar con atención las voces de la infancia; y siguiendo con el cultivo permanente de nuestra fe -esencia de nuestro carisma- queremos escucharnos como comunidad y como individuos para poder discernir nuestro camino comunitario y los itinerarios personales que tenemos por delante. Nuestras respuestas a la realidad actual y nuestra misión como Maristas de Champagnat en un ámbito como el educativo pasan por la garantía sin excepciones de los derechos de la infancia, en especial énfasis al derecho a ser escuchados. La ESCUCHA en el proceso comunicativo El verbo “escuchar” es un verbo de acción y transitivo. Al ser acción, comporta un movimiento y, al ser transitivo, necesita un sujeto que la realice y algo o alguien que sea escuchado. Podemos afirmar que, para que la acción de escuchar se pueda llevar a cabo, debe estar inmersa en un proceso comunicativo: para escuchar se necesita algo o alguien que emita un mensaje y alguien o algo que lo acoja. Así pues, debemos tener en cuenta estos tres factores (emisor, receptor y mensaje), así como otros elementos que influyan en la comunicación y afecten tanto a la emisión como a la recepción del mensaje: El código o conjunto de signos que utilizamos, el canal que usamos para comunicarnos (papel, habla, WhatsApp, correo electrónico, las manos…) o el contexto en el que se enmarca la comunicación. La comunicación consiste en mucho más que en mandar mensajes; es importante tener dispuestos otros elementos para que los mensajes puedan ser escuchados y comprendidos con eficacia, así como facilitar una respuesta. Entender que la comunicación se ve afectada por muchos factores es necesario, así como tener claro que implica mucho más que la palabra nos obliga a comprender que la escucha es también más que el sentido del oído, que es una acción de sentido. La ESCUCHA: acción de sentido Sea cual sea la realidad comunicativa de las personas, escuchar, percibir… son acciones sensoriales. Se trata de percibir con los sentidos un estímulo que viene del exterior. De forma general, el sentido del oído sería el más utilizado en cuanto a la identificación de la escucha como recepción de sonidos. No obstante, si entendemos la escucha como la recepción y comprensión de mensajes, el campo sensorial se ve ampliado al sentido de la vista (lenguaje de signos) o el tacto (lenguaje Braille), según realidades concretas. Además, sea del modo que sea, esta escucha afecta al resto de los sentidos y de la persona. Así pues, independientemente de la manera (código y canal) en el que se emite el mensaje, la capacidad de recepción y de escucha deben estar siempre abiertas por lo que se refiere a los estímulos exteriores (e interiores) que recibimos. Por lo tanto, tanto en esta noticia en concreto como, en general, en el trabajo del lema educativo de este curso, hemos de entender la escucha como esta actitud de apertura a la recepción de mensajes. Asimismo, no solo la percepción de mensajes sino su significación, la actitud que comporta y el modo de hacerlo serán objeto de reflexión durante este año. El reto, para todas las personas integradas en Maristas, es interiorizar el sentido propio que conlleva este lema y aplicar en nuestro día a día esa actitud que nos transmite este “Escucha”. ESCUCHA: una actitud vital Escuchar, en definitiva, no se limita a ser una acción concreta e independiente, sino que se trata de una actitud de vida que tiñe nuestro estar en el mundo, nuestra relación con los demás y con el medio, nuestra interioridad y la vivencia de la espiritualidad o de Dios. Se trata de una capacidad que pone en contacto todas las dimensiones de la persona. Con este lema, que nos pide “escuchar”, queremos desmarcarnos de ese escuchar pasivo de una comunicación unidireccional en el que uno “habla” y los demás “callan” y “escuchan”, sino que todos somos capaces de hablar, de callar o de escuchar de verdad. Una actitud vital de apertura implica prestar atención al exterior y al interior de la misma persona. Aprendemos a escuchar nuestras voces internas al mismo tiempo que a las que hay fuera, y en los procesos de educación integral que llevamos a cabo en las obras maristas tenemos el deber de ayudar a los niños y a las niñas en el descubrimiento de la escucha espiritual. La oración es un acto de escucha. Es el esfuerzo consciente por alimentar la comunicación con uno mismo, la comunión con los demás y el diálogo con Dios. Esta escucha profunda nos abre a un estar más solidario y pacífico, a un estar en el mundo con plenitud. Y muchas otras formas de practicar y demostrar la ESCUCHA Las dimensiones de nuestro lema son muchas, muy amplias y profundas. A este respecto, también se quiere valorar la “Escucha” como un acto de generosidad y solidaridad que contribuye a fomentar la cultura de la paz. Y también es otra invitación, invitación a escuchar (y a escucharnos) juntos, entendida como acción colectiva y como actitud que marque nuestras relaciones grupales y comunitarias; y que nos ayude a tomar conciencia, como grupo, en el mundo y crecer conjuntamente, como las comunidades religiosas escuchan sus textos sagrados en comunidad para interiorizar sus enseñanzas y ser consecuentes en la vida colectiva. La comprensión mutua, como base del diálogo y la empatía, requiere de esta escucha que motiva el lema anual y que también se plasma en multitud de documentos maristas, encíclicas, fragmentos bíblicos, canciones y escritos que aportan matices e inspiración. Por ejemplo, el “Levántate, opina y participa”, el Ser Evangelizadores entre los Jóvenes o el Agua de la Roca. Al mismo tiempo, en ‘Christus Vivit’, el Papa Francisco hace muchas referencias a la escucha: llama al mundo (a la iglesia, a los adultos…) a escuchar a los jóvenes y, por otro lado, llama a los jóvenes a escuchar al mundo y a su propio interior; y también lo hace en ‘Laudato Sí’, donde nos llama a escuchar; concretamente, nos pide escuchar las voces de los “otros” y del planeta para vivir una ecología real que nos una con toda la existencia. Finalmente, las referencias a la escucha en el Biblia son innumerables, tanto en el nuevo como en el antiguo testamento y, precisamente, con una de ellas queremos acabar: “Quien tenga orejas, que escuche”, dijo Jesús, y precisamente debemos basarnos en esa intencionalidad de la acción de escuchar para ofrecer nuestra propuesta educativa transformadora.

Ver más

Noticias

Comunicado oficial ante cualquier situación de abuso o maltrato

Maristas Mediterránea lleva impulsando, desde 2014, políticas específicas para la protección de la infancia, con numerosas actuaciones que mejoramos año a año. Y toda esta política se resume así: TOLERANCIA CERO ANTE CUALQUIER ABUSO O MALTRATO. Nos volcamos, en cada curso, para que las obras maristas sean entornos seguros en los que se cuide a niños, niñas y jóvenes y se garantice su bienestar en todo momento. Realizamos acciones de formación, sensibilización y prevención para evitar situaciones de abuso o maltrato; y aplicamos medidas de detección y actuación cuando es necesario. Contamos, fruto de este esfuerzo, con la Certificación Nivel 1 por cumplir estándares de protección institucional de la infancia otorgada por la entidad ‘Keeping Children Safe’. Transmitimos, pues, tranquilidad a nuestra gran familia marista (escolares, familiares, hermanos, educadores, etc) porque velamos por la seguridad e integridad de todos. Lamentamos, sin embargo, que no haya sido siempre así en el pasado. Por eso también implementamos estas políticas y actuamos siempre igual, en todos los casos: Activamos nuestros protocolos en cuanto recibimos información de cualquier situación de maltrato o abuso e iniciamos nuestra propia investigación para esclarecer lo ocurrido; además de realizar, cuando procede, la correspondiente comunicación a Fiscalía. Manifestamos nuestro DOLOR cuando nos enteramos de ello; pedimos PERDÓN a las víctimas por haberles fallado; y nuestra CONDENAmás enérgica para estas situaciones. No podemos cambiar lo que sufrieron, pero sí trabajamos sin descanso para ofrecer y trasladar un proceso integral, en clave de justicia restaurativa, a las víctimas. Trabajamos con cuidado, rigor y cautela, velando por el bien de las personas afectadas y por el adecuado tratamiento de los casos; siguiendo nuestros protocolos. Las escuchamos, acompañamos y atendemos todo lo posible; son nuestra prioridad. Abrimos, desde hace tiempo, un canal (atulado@maristasmediterranea.com) para las víctimas. Estamos a su disposición y atendemos cualquier denuncia, actual o del pasado. Animamos a que, quien sufriera, nos los comunique y logremos, juntos, hacer justicia. Abordamos cada caso de manera individual y lo hacemos con seriedad, cercanía, humildad y humanidad; evitando la exposición mediática, que perjudica una correcta atención. La protección de los menores es un compromiso esencial para Maristas. – – Lunes, 2 de agosto de

Ver más

Noticias

COMUNICADO OFICIAL MARISTAS GRANADA

COMUNICADO OFICIAL MARISTAS GRANADA Un medio de comunicación ha publicado un artículo sobre abusos sexuales cometidos por un profesor de Maristas de Granada. Maristas Mediterránea en general, y Maristas Granada en particular, manifiestan su dolor ante cualquier situación de abuso o maltrato que se haya podido producir. Pedimos perdón a cualquier persona que se haya sentido víctima por haberle fallado y no haber sido capaces de protegerla y cuidarla. Además, condenamos enérgicamente cualquier situación de este tipo; nos entristecen y las lamentamos profundamente, con independencia de su origen o tiempo. Investigamos todo lo necesario para esclarecer lo ocurrido y para escuchar, acompañar y atender a las víctimas -que son nuestra prioridad- en todo lo que sea posible. Siempre que se recibe alguna información de este tipo sobre casos históricos, el primer paso es verificar la información y, tras ello, en coordinación y comunicación directa con las personas afectadas, llevar a cabo todas las actuaciones que resulten oportunas para ofrecer y trasladar a las víctimas un proceso integral en clave de justicia restaurativa. En lo referente a esta ciudad, Maristas Mediterránea y Maristas Granada han iniciado un proceso para aclarar lo sucedido en los casos desconocidos hasta ahora; esta labor de investigación se realiza con el mayor cuidado, el mayor rigor y la mayor cautela posibles, por el bien de las personas involucradas y por el adecuado tratamiento de cada caso.  Sobre lo publicado hoy (relativo a la denuncia de los hechos en 1988), no se tenía conocimiento previo desde la Provincia. El H. Eliseo -al que se señala como director en la época- no recibió información alguna sobre ello y, además, llegó al colegio para ser director a partir de septiembre de 1989. Al anterior director, al H. Carlos Rubio, no podemos acudir porque por desgracia se encuentra ya fallecido.  Sobre lo publicado el sábado (relativo a una denuncia en 2010), sí se tenía constancia y se informó de que fue atendido por el colegio entonces; y en cuanto se recibió la denuncia, se investigó y actuó de forma semejante a las gestiones y procesos que se desarrollan hoy en día. En concreto, el Equipo Directivo de esa época (2010) escuchó a la persona denunciante, le informó de que era la primera noticia que recibían al respecto y se iniciaron una serie de investigaciones, además de colaborar con la Policía tras la denuncia interpuesta por la persona afectada.  Se abordó el tema con un amplio número de integrantes de la comunidad educativa (antiguos alumnos, educadores, participantes en campamentos, etc) sin encontrar testimonios semejantes ni confirmaciones de la existencia de hechos similares a los denunciados ni anteriores ni posteriores. Se informó de tal extremo a la Policía, quien comunicó al colegio que la denuncia interpuesta no tendría recorrido porque el caso estaba prescrito.  Desde antes de 2010, la persona acusada ya no organizaba campamentos relacionados con Maristas y, desde entonces, también dejó de ser tutor de curso, pero no se contaba con ningún otro aspecto sobre el que sustentar actuaciones en el ámbito laboral.  Maristas Mediterránea ofrece diferentes vías de comunicación para estos temas. Entre ellas, contamos con un correo específico del Equipo Provincial de Protección del Menor (atulado@maristasmediterranea.com) a través de la que atendemos cualquier denuncia de abuso o maltrato, actual o del pasado, e incluso de forma anónima. Como Maristas, caminamos al lado de toda persona que lo necesite y la protección de la infancia es un compromiso permanente tanto global, de la Institución, como personal, de todos los miembros que forman la gran familia marista. Reiteramos nuestra petición de perdón y nuestra rotunda condena y rechazo a cualquier tipo de abuso o maltrato en nuestros centros. Seguimos trabajando, a diario, en la prevención, escucha y atención para proteger los derechos de nuestro alumnado. Y seguimos ofreciendo ayuda a quienes sufrieron en el pasado porque, como afirmó el Papa Francisco: “nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado”. Miércoles, 28 de julio de

Ver más

Noticias

Alimentación saludable en nuestro colegio

La importancia que los alumnos y sus familias otorgan a los hábitos saludables en nuestro colegio. En estos últimos cursos, las familias del colegio han ido manifestando una clara adhesión a las propuestas saludables que de forma transversal se han ido exponiendo en las clases por medio de diversas actividades y asignaturas. El resultado ha sido el de un gran calaje en el listado de hábitos fundamentales para el desarrollo y la salud de los alumnos y sus allegados. Y uno se va dando cuenta de esto, poco a poco, hasta que llega cualquier alumno y de forma habitual se dirige hacia el profesor de Educación Física y le cuenta lo que comió ayer o lo que va a comer hoy, porque sabe que es saludable, porque sabe que puede estar orgulloso de eso que va a comer, y como extra, le sabe bien. O el tipo de actividad física que realizó el fin de semana, en compañía de sus seres queridos. Estas confesiones a los profesores, en los que también ha ido calando la trascendencia de vivir de manera saludable, nos encantan, nos llenan de orgullo y recae en nuestro colectivo como una agradable respuesta ante algo para lo que también estamos concienciados, como lo es educar en hábitos saludables.   Desde el Carnet Saludable, en el que las familias valoran la importancia de tres de los grandes pilares de la salud como son el descanso, la alimentación saludable y la actividad física, pasando por la propuesta de desayunos saludables que vemos que en los recreos muchos alumnos traen cuidadosamente preparados; las charlas con la nutricionista de alumnos y familias, o la propuesta de exposición de los superdesayunos o comidas saludables. Pero sobre todo, la cantidad de conversaciones que esta temática habrá generado en las familias, la cantidad de oportunidades de hablar de la importancia de comer ciertos alimentos o de realizar ciertas actividades, o de dormir adecuadamente. Y como añadido, en el ámbito familiar, contando con las familias como aliados para esta tarea educativa. No son pocos los niños de diferentes cursos que conocen lo que son los alimentos procesados o naturales, los intereses en hacer caja de vendedores de productos nada saludables, la importancia de que los cereales que se consuman sean integrales, las bondades de las frutas y verduras, el aprecio que hay tener por el pescado azul o por los huevos, incluyendo los nutrientes esenciales que estos poseen, por decir algunos ejemplos. O la propuesta saludable del Plato de Harvard, que en algunos cursos se ha presentado y que será eje central de la propuesta de salud para el próximo curso 21-22 y que desde estas líneas adelantamos. Pero eso será después del verano y en el colegio. Durante el verano seguro que muchas de las familias seguiréis disfrutando de lo que estos hábitos os reportan, porque ya forman parte de vuestra forma de vida, y esta realidad si en el colegio hemos podido contribuir a conseguirla, nos pone felices. Jesús Escañuela, Profesor de Educación

Ver más